jueves, 6 de octubre de 2011

Angelelli y Benedicto XVI - La falsa dicotomía

Leo en el sitio web Sin Tapujos un texto del sacerdote Nicolás Alessio, denominado "La misma otra Iglesia. La Iglesia de Angelelli no es la de Benedicto XVI.". Este cura se hizo conocido cuando fue suspendido en sus funciones ministeriales por oponerse a la doctrina de la Iglesia acerca del matrimonio, sin embargo, en este texto, el cura suspendido no habla del asunto que motivó su suspensión, sino que va mas allá: plantea una dicotomía entre "La Iglesia de Angelelli" y "la de Benedicto XVI". Copio algunos fragmentos del texto con mis comentarios para posterior discusión:

No siempre encontramos las palabras adecuadas para nuevas realidades que se configuran de manera compleja. Recuerdo aquella expresión “las dos Iglesias”, rechazada por los obsecuentes a Roma y también por algunos pensadores cristianos críticos que también entendían que “Iglesia hay una sola” y que, básicamente, si algo debe cambiar, deberá cambiar “desde adentro”, el adentro de la única Iglesia.

(...) En tiempos conflictivos, graves, era necesario hablar de “dos” porque de esa manera se marcaban las diferencias, que por otro lado eran y siguen siendo notables: ¿qué tiene que ver la Iglesia que amaba Angelelli con la Iglesia que defiende a Von Wernich? [Me gustaría saber a quién se refiere por "la Iglesia que defiende a Von Wernich", qué implica concretamente "defender" a Von Wernich, y por qué Alessio piensa que Benedicto XVI tiene algo que ver con Von Wernich ... a todas luces es un intento barato de sembrar división: "nosotros y ellos", los "buenos y los malos".] La diferencia es tanta que vale la pena hablar de “dos”, aunque mas no sea como un recurso literario.

En tiempos donde la pluralidad-diversidad, no ya de comunidades-iglesias, si no de religiones y de “lo religioso” tienen una legitimidad absoluta, como lugar ganado en la reflexión teológica, histórica y sociológica, casi que suena extraña la pretensión de “una sola” Iglesia, como la única auténtica, válida y genuina. (...)

Sin embargo, hasta donde se, el Credo de Nicea-Constantinopla sigue rezando "Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica.", y la declaración del Concilio Vaticano II acerca de la libertad religiosa "Dignitatis Humanae" dice: "En primer lugar, profesa el sagrado Concilio que Dios manifestó al género humano el camino por el que, sirviéndole, pueden los hombres salvarse y ser felices en Cristo. Creemos que esta única y verdadera religión subsiste en la Iglesia Católica y Apostólica, a la cual el Señor Jesús confió la misión de difundirla a todos los hombres". Así que de extraño nada, al menos para quienes se dicen Católicos.

Sigue Alessio:
Hoy, desde los estudios bíblicos e históricos se ha asumido con total claridad que al principio fue la pluralidad de iglesias, unidas en una misma fe, un mismo bautismo, un mismo Señor, pero muchas, variadas y diversas. Sólo con el paso del tiempo, la tensión natural entre “unidad” y “diversidad” se fue resolviendo a favor del centralismo y unicismo romano. (...)

Ya empezó con las tergiversaciones históricas y todavía no nos dice por qué para él "La Iglesia de Angelelli no es la de Benedicto XVI"... en fin, de este tipo de boludeces ya me ocupé en mi Defensa del Magisterio de la Iglesia: ya desde antes de que se celebrara el primer concilio ecuménico, la Iglesia de Roma era la referencia para las cuestiones de Fe. ¿Pretende hacernos creer Alessio que las Iglesias Apostólicas de Roma, Jerusalen, Antioquía, etc., estaban en comunión con grupos como las sectas gnósticas? Ridículo. Eran tenidos por herejes. ¿De qué diversidad está hablando? De ninguna, simplemente tergiversa la historia de la Iglesia de tal forma que sea funcional a su discurso (que aún no queda claro).

Pasamos ahora el núcleo ideológico del texto:
Hoy nadie seriamente pone en duda los intentos neo restauracionistas de Benedicto XVI [Uy uy uy! "Neorestauracionismo"! Danger! Guarda con Benedicto que te neo-restaura!], lo que obliga al movimiento de seguidores de Jesús [Ay Castillo... cuanto mal le hiciste a la Iglesia... que Dios te agarre confesado.], plantearse con toda claridad hasta donde vale la pena continuar siendo parte de la estructura institucional romana vaticana. Creemos que la primera pregunta simple y contundente que nos hacemos es ¿se puede vivir plenamente el seguimiento de Jesús sin pedir “permisos” al Vaticano? ¿Qué vínculos serían estrictamente necesarios con la Iglesia Vaticana para vivir plenamente el cristianismo?

La Iglesia puede prescindir de muchas cosas: los dicasterios vaticanos, el colegio de cardenales, de los códigos de derecho... pero jamás podrá prescindir de aquellos a quienes Jesucristo instituyó como maestros. Debería en algún momento refutar la teología del seguimiento de Castillo, pero de momento me remito nuevamente a mi Defensa del Magisterio de la Iglesia. Jesús dijo a los Apóstoles "Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes... enseñandoles a poner práctica todo lo que os he mandado" y no "Id, pues, y escribid los Evangelios para que quienes quieran ser mis discípulos tengan una guía". Entonces, si alguien desea seguir a Jesucristo, lo que Él "ha mandado" debe recibirlo de alguien con autoridad para enseñarlo. De otra forma, solo se está siguiendo a si mismo.
Las preguntas tienen cierta cordura en el seno del “catolicismo”, las Iglesias surgidas de la Reforma tienen resuelto el tema desde sus orígenes. Los católicos debemos avanzar y reconocer, también, que la estructuración en instituciones, códigos, reglamentos, documentos, oficinas y todo el aparato burocrático vaticano son absolutamente prescindibles. Son cáscara. La configuración histórica, romana y vaticana, es solo eso, una configuración dependiente de circunstancias coyunturales, que lamentablemente, fueron sacralizadas, absolutizadas y dogmatizadas

Esto me causa mucha gracia. ¡El tipo propone abiertamente que la Iglesia Católica se haga protestante! ¿Por qué no se hace protestante él? Ciertamente, que las "instituciones, códigos, reglamentos, documentos, oficinas y todo el aparato burocrático vaticano" son prescindibles... pero de lo que no se da cuenta Alessio, es de que los protestantes "tiraron los fideos junto con el agua" (por decirlo de alguna forma). La Iglesia puede prescindir de todo lo que él menciona, pero si prescinde de la autoridad del magisterio ¿que queda del Depósito de la Fe? Nada, solo interpretaciones personales. Por eso, hoy por hoy, hay miles de denominaciones protestantes, pero solo una Iglesia Católica y Apostólica. Incluso los ortodoxos, que no prescindieron del Magisterio pero sí del Primado Romano, están divididos en mas de una docena de Iglesias, las cuales no están todas en plena comunión con las demás.

Entonces, cuando se pregunta el cura "¿Qué vínculos serían estrictamente necesarios con la Iglesia Vaticana para vivir plenamente el cristianismo?" la simple respuesta es: Aceptar la autoridad de los maestros instituidos por Cristo, y de forma pre-eminente la del Sucesor de Pedro.

Y me pregunto: ¿Que tiene que ver todo esto con Angelelli y Benedicto XVI?

De vuelta a Alessio:
Dice Comblin con la audacia y la certeza lo que caracteriza que “Quien inventó esta Iglesia universal fue el emperador Constantino [Que gran mentira... no se si estoy leyendo a un cura o a Dan Brown. Escribiré otra entrada para refutarla en detalle]. (...)

Angelelli fue un hombre del Concilio Vaticano II. En su horizonte renovador, arraigado en las tierras latinoamericanas, puso el acento en el compromiso de esta Iglesia Conciliar con los empobrecidos y con su liberación. (...). Sus observaciones críticas a la Iglesia [me gustaría leer dichas "críticas", una búsqueda rápida en internet fue infructuosa] iban en este sentido pero no dejaba de ser un intento por renovar “la Iglesia” en sus vínculos con el mundo, las ciencias, la humanidad. (...)

La crítica a la Iglesia es en torno a sus actitudes ante el mundo, actitudes de distancia, superioridad, lejanía pero no hay en Angelelli una crítica radicalizada, diríamos a la Iglesia en sí misma, en su pretensión de una y única [Bueno, por lo menos lo admite. ¿Y por qué entonces hablaba de dos Iglesias?].

Angelelli no conoció ni a Juan Pablo II ni a Benedicto XVI. Si hubiera padecido sus pontificados, hoy sería un crítico radical de “la” Iglesia [¿No dijo recién que no había una crítica radicalizada en Angelelli? ¿Es que acaso hay tanta diferencia entre Pablo VI y Juan Pablo II o Benedicto XVI? Por lo demás, que feo poner palabras propias en la boca de alguien que no puede desmentirlas, mas aún siendo palabras contra el Sucesor de Pedro en boca de un Obispo difunto.]. Creo que haría suyas las palabras de un sabio y anciano Obispo “La situación actual es malsana y destructora para los individuos y la Iglesia. El Vaticano es la última monarquía absoluta de Europa. La Iglesia debe aceptar la democracia a todos los niveles. Se debe cambiar de modelo porque el actual no es evangélico.” Monseñor Jacques Gaillot, obispo de Partenia [Que yo sepa, la Iglesia se gobierna de la misma forma ahora que en tiempos de Angelelli. Además, si me pudiesen indicar en donde es que Jesús hace una votación para decidir cualquier cosa, que alguien me avise. ¿Es que acaso la opinión mayoritaria hace al bien o a la verdad? En fin... eso es otro tema.].

Hoy, siguiendo las pistas del profeta Angelellli, sus siembras, intuiciones, anhelos, perspectivas debemos desarrollar estos lineamientos. Tenemos el desafío de releer su vida, sus textos, sus gestos y darle continuidad, una continuidad que no es repetición nostálgica. Uno de de los aspectos de este desarrollo tiene que ver con lo eclesial. Entiendo, que por fidelidad a Angelelli, debemos incorporar una crítica más sustancial a la Iglesia Católica Apostólica Romana.

[Es una falta total de honestidad intelectual intentar transpolar la situación de la Iglesia Argentina en los '70 a la actual. Ciertamente que si Angelelli fuese Obispo hoy día, tendría una pastoral dedicada primariamente a la justicia social, de eso no hay duda. Pero de ahí a concluir que habría estado en contra de Juan Pablo II y de Benedicto XVI, que habría propuesto "romper con la estructura del vaticano", adoptar una teología protestante... esas son puras ilusiones de Alessio.]

Sobre todo a partir de nuevas perspectivas epistemológicas que han radicalizado las señales renovadoras del Concilio Vaticano II [Que retórica mas aburrida, rancia, pasada de moda, vetusta... "nuevas perspectivas epistemológicas", "radicalizar las señales renovadoras"... es decir, "Ignoremos lo que dijo el Concilio pero usémoslo como excusa para justificar cualquier cosa"].

[Y lo peor para el final:]

En este sentido podemos señalar, la crítica al poder y su estrategia de silenciamiento, la crítica al patriarcado y sus estrategias de dominación (...). Si hoy viviera, seguramente sus exigencias a la Iglesia hubieran llegado a esos puntos críticos, porque en su manera de vivir y morir, estos caminos están incipientes pero nítidos. Y no por “eclesiocentrismo”, si no por entender que si la Iglesia no es “la Iglesia de los pobres”, como exigió Juan XXIII, en tiempos previos al Concilio Vaticano II, termina siendo “la Iglesia contra los pobres”. El desafío esta pendiente, porque la Iglesia de Angelelli, es incompatible con la de Benedicto XVI. Y la Iglesia de Benedicto XVI no le hace bien a los empobrecidos e injusticiados de nuestra humanidad.

Pbro. Nicolas Alessio, 4 Agosto 2011

Me pregunto: ¿En que se basa este nabo para decir que "la Iglesia de Benedicto XVI no le hace bien a los empobrecidos e injusticiados de nuestra humanidad"? ¿Es que acaso Benedicto XVI en sus discursos habla en favor del capitalismo? ¿Es que acaso no insiste en la vocación eclesial al servicio de los pobres? ¿Es que prohibió alguna iniciativa en favor de ellos? ¿Es que limitó la ayuda que brinda la Iglesia a las personas mas empobrecidas? ¿Es que prohibió a las congregaciones religiosas dar ayuda en África, la India o cualquier otra zona en donde habiten pobres? ¿Cuales son los argumentos? ¿Que hacían Juan XXIII o Pablo VI como Obispos de Roma por los pobres que hayan dejado de hacer Juan Pablo II y Benedicto XVI?

Puedo llegar a suponer (siendo benévolo) que Alessio se refiere a cómo Roma "silenció" a teólogos de la liberación como Boff y Sobrino. Me pregunto: ¿Es estúpido este tipo que no se da cuenta de que lo que Ratzinger condenó en su momento fueron las posturas teólogicas (o mas bien, ideológicas) de dichos teólogos y no su exhortación a buscar la justicia? ¡La pucha! ¡Si es por condenar a quienes ayudan a los pobres, a la madre Teresa tendrían que haberla ejecutado! Pero no, la beatificaron en tiempo récord. Y muchos dirán: "¡Ah! ¡Pero la madre Teresa se quedaba en un mero asistencialismo, no buscaba cambiar las estructuras injustas! ¡Promovía el mismo estatus quo que promueve el conservador y restauracionista vaticano! ¡Por eso la beatificaron!" A lo cual yo responderé: "Ignorante de mierda, leéte la Rerum Novarum, la Quadragesimo Anno, la Caritatis in Veritate, y atrevete a decirme que la Santa Sede propone un status quo. Con respecto a la Madre Teresa, la beatificaron porque en lugar de parlotear, a diferencia de muchos teólogos, puso manos a la obra respondiendo al llamado que Dios le hacía. Gil."

Volviendo a Alessio, este tipo lo único que hace es proyectar sobre la figura de Angelelli su propia eclesiología protestante. No hay nada en la vida de Angelelli que haga suponer que este se opusiese al Magisterio, que tuviese inclinaciones protestantes, o que en la situación actual rompería con la "estructura vaticana". Si hubo grupos dentro de la Iglesia que en su momento lo enfrentaron, fue por la coyuntura de la época. ¿O acaso hay punto de comparación entre los '70 y nuestros días? Además, hay que ser necio para no ver que la diferencia era ideológica y no de Fe: Odiaban a Angelelli porque lo creían marxista, no porque buscase el bien de los pobres. Ahora bien, si Alessio alaba a Angelelli por este supuesto marxismo, y considera dicha ideología como algo bueno para los pobres, útil para obtener justicia social, y compatible con la esencia del ser humano... entonces, Alessio no es un hereje... es un pelotudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright © La Ermita de Tinchín | Theme by BloggerThemes & frostpress | Sponsored by BB Blogging | Additional artwork by Artin Shahbazian (Ascension of Christ chapel photo) and Nerijus Antnanavicius (Hermit Crab drawing), the latter used without permission (yet)