miércoles, 31 de agosto de 2011

El kirchnerismo y la redistribución de la riqueza

Estreno la sección político-económica del blog con un tema muy interesante: la gestión económica del kirchnerismo y la redistribución de la riqueza. En la presente entrada trataré de profundizar en este último concepto, de exponer los puntos en donde pienso que la presente gestión está pifiando si es que realmente quiere redistribuir la riqueza, y de introducir una filosofía económica que pienso serviría para tal fin. Pido al eventual lector que tenga en cuenta que jamás estudié economía de forma académica, con lo cual, todo lo que escribo lo hago desde el sentido común. Siendo que la misma etimología de la palabra economía nos habla del hogar, no debería ser demasiado complicado que una persona común comprenda los conceptos mas generales de esta ciencia, pero obviamente, cualquier aclaración o aporte por parte de gente mas versada en el asunto será bien recibida.

La riqueza a ser distribuida

Comencemos por el concepto de riqueza. Lo que entiendo por riqueza (aquello que se quiere distribuir) es el total de bienes de los que dispone el país. ¿Como se mide esta riqueza? Hay una medida interesante, que es el Producto Bruto Interno (PBI), que representa el total de los bienes generados por un país durante un año, expresado en una forma conveniente que es el valor monetario de dichos bienes. Según el Indec, actualmente el PBI anual de la Argentina es de 448 mil millones de pesos. Esa cifra representa autos, servicios, soja, ropa, etc. Esa es la "riqueza".

Ahora bien, ¿en manos de quien queda esa riqueza? De quien la produce; algo de su "utilidad" será distribuida en forma de salarios, y luego el estado se quedará con otra parte en concepto de impuestos. Y, ¿cómo está distribuida esta riqueza en la Argentina? Responder a esta pregunta no es tan sencillo. Hay distintos indicadores que dan un indicio, uno de ellos es el coeficiente de Gini, que sirve para medir cualquier distribución desigual, y que en el marco de la desigualdad se utiliza para medir la desigualdad de los ingresos de las personas de un país. Otra métrica es el porcentaje total de ingresos que percibe el 10% o el 20% mas pobre de la población, o cuantas veces mas dinero gana el 10% o 20% mas rico sobre el 10% o 20% mas pobre. Todos estos índices reflejan mas que nada la distribución del ingreso y no de la riqueza propiamente dicha, aunque en la economía actual no hay una diferencia significativa. ¿Que valores arrojan estos índices para la Argentina? Dependerá de la fuente que tomemos. Encontré este PDF del INDEC en el que informan diversas mediciones relacionadas a la distribución de la riqueza desde 2003 hasta fin de 2010. Parece un buen material para comenzar. Se informan 3 coeficientes Gini: (1) Salario (0,390), (2) Ingresos familiares totales (0.405), e (3) Ingresos familiares per capita (0,439). Para los tres se observa un significativo descenso durante el periodo reportado (entre 0,08 y 0,1 puntos, recordemos, desde 2003). Sin embargo, me interesa comparar el índice Gini con el de otros países, o con otros periodos de nuestro mismo país, por lo que debo buscar otra fuente (después de todo, el índice Gini dice poco por si mismo).

En la wikipedia inglesa hay una lista de paises ordenados por igualdad de ingreso. Es una lista bastante completa, ya que posee diversos índices: Cantidad de veces que gana el 10% o 20% mas rico lo que gana el 10% o 20% mas pobre, y el índice Gini, de acuerdo a la ONU y la CIA (se muestran ambas fuentes), y mostrando el año. Para Argentina, el índice Gini de acuerdo a la ONU es del 0.488 (bastante mas elevado que el del Indec), de acuerdo a la CIA es del 0.414 (mas cercano al oficial). Dado que a priori no puedo descartar los datos del Indec, voy a utilizarlo para la comparación. Si ordeno la tabla en base a ese dato (Gini según la CIA), Argentina queda en el puesto 84 de 134. Es de destacar que es el 2do en Latinoamérica después de Venezuela. ¿Que conclusión saco? Es un buen valor para lo que es Latinoamérica, pero pobre comparado con el resto del mundo (de hecho, mejor que Argentina hay países como Rumania, Mongolia, Laos, ¡India!, Senegal... es una distribución del ingreso similar a la de China). Bien, es un avance. Sin embargo, hay algo que me interesa mas que la mera comparación entre países, y es ver la evolución histórica de este valor. Esto me va a permitir determinar el nivel de incidencia del modelo kirchnerista en la distribución, y compararlo con lo que pasó en otros países.

Encontré una fuente sumamente interesante: la base de datos del banco mundial. Aquí voy a intentar ver como evolucionó el índice Gini en Argentina en un periodo mas amplio de tiempo, y ver como evoluciona el indice Gini en el mundo. Veamos primero los datos para argentina:

Data from World Bank

Como se puede ver, durante la época de la convertibilidad, la desigualdad fue en aumento hasta llegar a su pico en la crisis de 2002. Recién ahora estamos en un nivel de distribución del ingreso similar al del año 1992 (esto siempre según el banco mundial). Tomando datos de Presidencia, la distribución era incluso mejor durante la dictadura militar y épocas anteriores. ¿Seguirá esta tendencia? Es dificil saberlo, pero tengo una teoría.

La desigualdad es algo estructural

Observando la evolución del índice Gini de otros países, confirmo (ya lo presuponía) que la distribución del ingreso es algo estructural en la economía de los paises. Pongo acá otro gráfico con algunos de los paises que analicé (todos de la región):

Data from World Bank

Me falta la linea de Venezuela, que no solo no me entró, sino que además tiene varias particularidades, tal vez requiera un estudio aparte. Es muy interesante ver que desde el 2002 el índice de Gini tuvo una fuerte tendencia de descenso para toda la región, y no solo para la Argentina (única excepción: Uruguay entre 2005 y 2007). Esto pareciera indicar que el descenso en la desigualdad no es solo producto de la gestión económica local, sino que hay factores económicos regionales que evidentemente ayudan. Volviendo al punto central, estos datos me confirman que la distribución del ingreso es algo estructural: No se observan, salvo una o dos excepciones, descensos significativos que no sean "rebotes" de aumentos de la desigualdad (seguramente pos-crisis, como pasó aquí). Los descensos sostenidos no superan los 5 puntos. ¿A que se debe esto?

Como decía antes, la riqueza, los bienes producidos, pertenecen en principio a aquel que los produce. De la utilidad total de los mismos, una parte se redistribuye en salarios. El sector asalariado podrá "luchar" para obtener un mayor porcentaje de la utilidad de los bienes en cuya producción participan, pero en una economía inflacionaria, es fácil trasladar los aumentos salariales a los precios y volver a la situación anterior. Además, no todos los gremios obtienen beneficios similares... esto tiende a generar una disparidad entre los trabajadores de gremios fuertes, gremios débiles y no agremiados. La apoteosis de este modelo es el famoso "reparto de ganancias" que se ha propuesto como proyecto de ley. Es una medida buena por muchas razones (si está bien implementada) pero en el contexto de la distribución macroeconómica de la riqueza, es insuficiente: en el mejor de los casos se redistribuirían 10.000 millones de pesos (un 0.6% del PBI), los cuales irían a parar en su mayoría a empleados en blanco del sector privado, que ya gozan de un buen nivel de ingreso (fuente, en la segunda nota, de Ariel Lieutier).

Otra parte de los bienes producidos se redistribuyen en ayuda social. ¿Que porcentaje del PBI representan? El plan mas importante, la Asignación Universal por Hijo, representa un 0.6% del PBI según entiendo. Que no se mal interprete: me parece una medida excelente, podría haberse implementado mejor, pero aún así es insustituible. Sin embargo, ni esta medida ni ninguna otra similar sirve a los fines de redistribuir de forma efectiva y significativa la riqueza. Son solo medidas paliativas; necesarias, justamente, porque hay un problema estructural. Según cifras del Indec, incluso con todas las políticas de ayuda social, el 20% de los hogares mas pobres participa solamente del 5% de los ingresos totales. Si comparamos el índice Gini con países mas igualitarios, incluso tomando las mejores cifras del Indec, y proyectando un descenso (muy optimista) de un punto por año durante los próximos 4 años de gestión (seguramente kirchnerista), seguiríamos estando "a mitad de tabla", bastante bien para lo que es América Latina, pero lejos de países que aún siendo "chicos" son mas igualitarios como Armenia, Bélgica, Egipto, Polonia, República Checa, que se yo... hay muchos ejemplos.

Hacia una verdadera distribución

La única forma, no solo de tener una sociedad mas igualitaria, sino también económicamente mas libre (es decir, en donde el individuo no dependa o dependa menos del estado y/o de grandes empresas, capitales concentrados, etc.), es que los medios de producción estén mas distribuidos. Esto sería atacar el problema de raíz: no se redistribuye la riqueza sino los medios para producirla. ¿De que forma? Ciertamente, no mediante expropiaciones o estatizaciones, ya que los medios de producción seguirían concentrados (en el estado). Ni siquiera expropiando para "repartir" entre las personas; no solo porque esto sería inviable, sino además porque el problema es mas profundo: la misma esencia del capitalismo hace que los capitales tiendan a concentrarse y volverían a hacerlo si se los reparte arbitrariamente. No, la forma que propongo es precisamente combatiendo esa tendencia de las economías capitalistas a la concentración del capital, procurando los medios para que la mayor cantidad de personas dentro de una sociedad sean poseedores de medios de producción. Lo que propongo es adoptar la filosofía económica del distributismo, sobre la cual espero realizar numerosas entradas (Update: He aquí mi primer entrada acerca del distributismo).

Volviendo al kirchnerismo y como para ir cerrando, debe decirse que en esencia, el actual "modelo" hace esfuerzos insuficientes para conseguir una verdadera distribución de la riqueza. En lo que a redistribución se refiere, el kirchnerismo se agota en los esfuerzos asistencialistas, o en apoyar los reclamos de los gremios (que no están exentos de un cierto sectarismo y cuyo impacto es casi nulo en los estratos mas bajos). No hay medidas que apunten a alterar la distribución de los medios de producción, solo tímidos esfuerzos como créditos mas blandos a las pymes, o ayudas a los pequeños productores agropecuarios; de nuevo, medidas buenas y necesarias, pero meramente correctivas y no de fondo. No hay medidas antimonopólicas serias; la que fue implementada contra los medios de comunicación estuvo dirigida a un medio concreto: no hubo (ni hay) una intención real de redistribución... otros grupos de medios siguen creciendo, pero al gobierno solo parece interesarle Clarín.

Bueno, suficiente por hoy. Espero poder pronto poner una o dos entradas detallando la filosofía económica del distributismo (update: done), especialmente para que aquellos que realmente estén interesados en una sociedad mas justa, vean que hay una opción superadora del capitalismo y el socialismo.

1 comentario:

  1. muy bueno! gracias, hacía tiempo quería investigar el distributismo

    ResponderEliminar

 
Copyright © La Ermita de Tinchín | Theme by BloggerThemes & frostpress | Sponsored by BB Blogging | Additional artwork by Artin Shahbazian (Ascension of Christ chapel photo) and Nerijus Antnanavicius (Hermit Crab drawing), the latter used without permission (yet)